Carlos Rafael Cabarrus, SJ

Este libro trata un tema complejo de abordar: "el discernimiento como camino creyente".

¿Qué es el discernimiento cristiano? Es mucho más que hacer lo que Dios quiere, porque así nos lo ha revelado, y no nos queda más remedio. El verdadero proceso de discernimiento es como una danza con Dios, en la que no solo descubrimos lo que Dios quiere de nosotros, sino que sus deseos, siempre claros, se van artuculando con nuestros íntimos deseos, que nunca termina por develarse totalmente.

Es todo un método que tiene sus claves, conceptos y procesos: mociones y tretas, consolaciones y desolaciones, la confrontación, la consigna y la relación con las estructuras psicológicas y la construcción del Reino.

Por eso, más que un método, es un modo de vivir la vida al estilo de Jesús y su pasión por el Padre y su Reino; es una invitación a derribar los fetiches que hemos construido en el lugar de Dios; a extirpar la culpa malsana que drena de nuestras heridas; a vivir experimentando cada situación de la vida, ponderándola, comparándola, confrontándola... ¡para poder elegir! Experimentarlo todo y quedarse con lo mejor.

Y lo mejor es lo que Dios quiere para nosotros: que tengamos vida, que compartamos la vida, que la tierra sea portadora de vida, para que todas podamos vivir de una forma más humana.

En este libro, el autor escribe dialogando con el lector. Los párrafos son como una conversación, en la que va compartiendo su experiencia, alentándonos a emprender el discernimiento como un verdadero camino del creyente.

Experimentarlo todo y quedarse con lo mejor

$520
Experimentarlo todo y quedarse con lo mejor $520

Carlos Rafael Cabarrus, SJ

Este libro trata un tema complejo de abordar: "el discernimiento como camino creyente".

¿Qué es el discernimiento cristiano? Es mucho más que hacer lo que Dios quiere, porque así nos lo ha revelado, y no nos queda más remedio. El verdadero proceso de discernimiento es como una danza con Dios, en la que no solo descubrimos lo que Dios quiere de nosotros, sino que sus deseos, siempre claros, se van artuculando con nuestros íntimos deseos, que nunca termina por develarse totalmente.

Es todo un método que tiene sus claves, conceptos y procesos: mociones y tretas, consolaciones y desolaciones, la confrontación, la consigna y la relación con las estructuras psicológicas y la construcción del Reino.

Por eso, más que un método, es un modo de vivir la vida al estilo de Jesús y su pasión por el Padre y su Reino; es una invitación a derribar los fetiches que hemos construido en el lugar de Dios; a extirpar la culpa malsana que drena de nuestras heridas; a vivir experimentando cada situación de la vida, ponderándola, comparándola, confrontándola... ¡para poder elegir! Experimentarlo todo y quedarse con lo mejor.

Y lo mejor es lo que Dios quiere para nosotros: que tengamos vida, que compartamos la vida, que la tierra sea portadora de vida, para que todas podamos vivir de una forma más humana.

En este libro, el autor escribe dialogando con el lector. Los párrafos son como una conversación, en la que va compartiendo su experiencia, alentándonos a emprender el discernimiento como un verdadero camino del creyente.